Cura Mori

ETNIA MEKNÓN -KUKUNG ARAK - CURA MORI (JUAN ALONSO DE MORI Y ALVARADO )

sábado, 24 de enero de 1970

Meknón, Ñapica y Melen - El encanto del Tampuc Leroc

Muchos años después del gran diluvio y del maretazo que asolo las costas del territorio de los grupos Étnicos, el inca Pachacutec, al mando de un gran ejercito de gentiles, después de derrotar a los Chimúes, tras larga y cruenta guerra, siguió avanzando hacia el norte.
Antes de llegar al valle de Katak Kaos, los PUTUTOS  y tambores dejaron de sonar. La gente de los grupos Étnicos se lleno de pánico. Los curacas Meknón, Ñapica y Melen concentraron a sus súbditos para organizar la defensa. Pero el Inca Pachacutec  les envió un mensaje de paz.
Los curacas respondieron con los chasquis: habían decidido rendirle homenaje y obediencia cuando el señor del cuzco llego a sus comarcas fue recibido con fiestas que duraron varios días. Durante su permanencia, el inca Pachacutec se sintió atraído por una de las doncellas que estuvo a su servicio.
Eres hermosa – le dijo, tu belleza es deslumbrante la trajo hacia si. El sol brillaba en los bellísimos ojos negros de la muchacha. Un intenso fuego ardió entre los dos. El Inca Pachacutec aprisiono el cuerpo moreno y ágil de la doncella.
Volveré – le prometió , volveré por ti mi flor del desierto
La guapa se enamoro perdidamente del Inca en los días que pachacutec  alistaba a sus tropas, ella se contentaba con observarlo disimuladamente.
Y cuando llego el momento en que el soberano partió con rumbo hacia el norte,  se había percatado que no tenían un tambo adecuado para alojar a su huespes, les ordeno la construcción del TAMPU LEROC.
Los Étnicos  de acuerdo a la disposición de sus estrategas construyeron el Tampu Leroc  en el desierto, a una lengua al norte   del anterior que se llama Tampu colorado, que a su vez se encontraban a tres lenguas al este de Sinchao.
Ya se disponían a recibir al jefe y a su ejército imperial que retornaban   triunfantes. Pero el Inca Pachacutec había determinado no llegar donde PROMETIO. Emprendió el camino hacia el cuzco por la ruta de Huancabamba enterados los curacas ordenaron abandonar el Tambo que estaba colmando con ofrendas de oro y de plata.
La hermosa sintió un palpitar. Algo le decía que no iba a volver su amado Inca se sumió en una tristeza profunda. Y con la esperanza de encontrarlo algún día se fue a vivir al Tampu Leroc con el paso de los años se convirtió en su guardiana. La pobre mujer empezó a envejecerse esperando útil mente cuando murió su espíritu siguió custodiando los tesoros almacenados. Desde entonces vago sobre la arena que los vientos sepultaron, poco a poco, al Tampu Leroc.
Mucho tiempo después, los lugareños la llamaron “Vieja Capuzona “y cuentan que se aparece al mediodía, a pleno sol ardiente sobre las dunas, invocando el nombre de su amado.
El despojo donde estuvo el Tampu Leroc conserva el secreto de esta bella flor del desierto, que murió de amor esperando el retorno del inca
El habla de mi pueblo gentil. Gente de otro lugar. Antiguos pobladores autóctonos cuyos restos se conservan  en las huacas.
Pututos. Quechua, instrumentos de vientos fabricados con la concha de caracol marino, , cuyo sonido convocaba a la colectividad . Los chasquis también lo levaban consigo para anunciar su revelo en la siguiente posta
Chasquis. Quechua, del verbo chasquiy, recibir, mensajeros, correo de los incas.

Tampu Leroc. . Tamborero blanco. Tambo o lugar de reposo y abastecimiento para viajeros.